Noticias

Conozca más sobre nosotros

Toma de Decisiones Gerenciales en Entornos Críticos.

La economía ecuatoriana atraviesa un severo estancamiento económico no visto en los últimos 15 años. La raíz del problema y las opciones para salir de éste han sido ampliamente discutidas en distintos foros. Cualquier medida estructural que se adopte tendrá efectos positivos en la economía en un tiempo que las empresas no pueden esperar. Entonces qué hacer? La única opción es enfrentar el nuevo entorno, analizar, evaluar opciones y tomar decisiones, lo que implica redefinir objetivos e implementar estrategias y planes para enfrentar los años 2016 y 2017 al menos. El objetivo central sobrevivir en un período de turbulencia económica y en lo posible aprovechar las oportunidades que se presenten.

mapa-economico-ecuador

Haciendo una comparación del cocodrilo que aparece en nuestro patio con una recesión económica, ambos casos presentan tres grandes interrogantes:

Se desconoce el tamaño/duración; el nivel de impacto/daño si no reaccionamos y tomamos previsiones inmediatas; y su largo/duración. Pero hay un denominador común, no podemos quedarnos impávidos ante el cocodrilo y la crisis, se requiere una reacción inmediata y cuidadosa. Mientras más tiempo tardemos en reaccionar y tomar decisiones claves en nuestras organizaciones, mayor será el impacto en el estado de pérdidas y ganancias y en el valor de la empresa como negocio en marcha.

CONSECUENCIAS DE LA DEMORA EN LA TOMA DE DECISIONES CLAVES

Es entendible la falta de reacción de un empresario cuyo negocio ha crecido históricamente en los últimos años, al encontrarse intempestivamente con un escenario económico recesivo y turbulento, que exige cambios a veces radicales en los objetivos, estrategias y planes que fueron exitosos y rentables en períodos anteriores. Sin embargo, la demora puede generar impactos dañinos para la empresa y el negocio en marcha, veamos algunos efectos:

1) Se toman decisiones reactivas que originan conflictos interdepartamentales y la pérdida de dinamismo en el negocio.

2) Se desfasan los resultados reales con los presupuestos y se desactivan los sistemas de información y control de gestión.

3) La comunicación interna y externa se vuelve inadecuada. El equipo gerencial recibe presiones internas y externas y se inquieta.

4) Se deteriora el clima laboral e inicia la fuga de talentos. Se desvincula a personal clave sin un adecuado análisis e inician los rumores internos. 5) Se deterioran las cifras afectando los resultados y el valor de la empresa como negocio en marcha.

GRAFICO :  TRIÁNGULO DE SOBREVIVENCIA EMPRESARIAL

grafivca

En este gráfico destacamos los tres elementos vitales que se deben preservar en entornos de turbulencia económica: 1) Un nivel razonable de liquidez que asegure la sobrevivencia y operatividad del negocio en momentos de restricción del crédito comercial y bancario local e internacional. 2) Un equipo gerencial o jefaturas solventes, capacitados y abiertos a tolerar altas presiones y carencias, dispuestos a romper moldes y esquemas gerenciales tradicionales, con apertura al cambio. 3) Un enfoque de negocio que aproveche las fortalezas de la empresa y las oportunidades que ofrece un nuevo entorno similar para todos los jugadores del mercado, pero con exigencias que muchos no resistirán. En este entorno será preferible priorizar la continuidad de la empresa como negocio en marcha sobre los resultados operacionales.

LA VALORACIÓN DE UN NEGOCIO EN MARCHA COMO HERRAMIENTA DE APOYO PARA LA TOMA DE DECISIONES CRÍTICAS.

En estas circunstancias la metodología de valoración de los flujos proyectados de un negocio en marcha es una herramienta financiera aplicable, que complementada con otros métodos de valoración y análisis, permiten sustentar documentadamente cualquier decisión relativa a cambios en los objetivos, estrategias y planes de la organización, analizando y evaluando los distintos escenarios que se planteen antes de su implementación. Esta herramienta permitirá también a los accionistas evaluar y decidir las opciones de menor riesgo e impacto en el flujo de caja, que aseguren la permanencia de la empresa en el tiempo como negocio en marcha. La aplicación metodológica de una valoración del negocio involucra una evaluación de desempeño histórico y su potencial financiero, comercial y operacional medido a través de la capacidad de generación de flujos de caja futuros, lo que permitirá incluso tomar medidas correctivas oportunas. La clave será siempre la calidad, precisión y alcance del proceso de valoración, lo que no ocurre usualmente cuando se la requiere para una definir el valor de una venta. Ilustramos un proceso de valoración de negocio en marcha

CONCLUSIÓN:

La coyuntura económica actual nos obliga a iniciar lo antes posible una revisión integral del negocio y una posible redefinición estratégica de éste. Es esencial mantener atención permanente sobre: 1) La liquidez y 2) El valor de la empresa como negocio en marcha.

LA MORALEJA:

Cuando veas dos ojos grandes y potentes en el lodo, cuidado, puede ser un cocodrilo grande y feroz. Hay que tomar decisiones oportunas.